500 gramos menos y un sinfín de anécdotas.

Tenía mucho tiempo sin compartirles nada, pero entre tantas cosas que me suceden no sé como comenzar.
El título podrá parecer extraño pero lo curioso es que una mañana bonita decidí pesarme, la curiosidad pudo más que mi emoción  y descubrí con mucho asombro haber perdido 500 gramos.

¡Me sentía como participante de programa para perder peso! han sido los mejores, se esfumaron porque ya no cargo con tanto, con inseguridades que me hacían sentir una menos.

Ese ser divino que era tímido al principio ahora muere por que todos sepan quién es, al estar en una ciudad tan lejana a la mía me hizo conocer nuevas modos, maneras, lugares donde sientes que lo hicieron pensando en ti.
Escribo sobre todo lo que me ha pasado en este mes viviendo aquí y siento que voy a sacar  brillantina por los ojos.

Una persona que se convirtió en mi partner in crime en tan poquito tiempo, siendo diferente a mi me enseño a ver las cosas que yo no veo, a mirar con otros ojos. Para mi eso es magia, que sepan quien eres sin tener que explicarlo…
Me permito tener mis días no tan divines… donde despiertas del lado no tan brillante de la cama y sientes que el universo en tu contra. Hasta los he disfrutado, encuentro belleza en llorar, en poder limpiar tu alma de vez en cuando, en reír hasta que el estómago te duela y salir con vestido primaveral en días de lluvia.
Tal vez les he platicado las mismas cosas en post anteriores pero ahora las siento de manera diferente, en todas las fibras diminutas de mi burbujeante ser.
Estuve en la boda más bonita de todas el fin de semana pasado y como dama de honor, obviamente me encontré llorando mientras todo sucedía, de fondo escuchaba alguna canción romántica que hacía juego con mi vestido color pastel (como debe de ser).
Apachurré a todos los que mi corazón necesitaba apachurrar.
Este post es para los que me siguen leyendo, los que se han cruzado en mi camino y me han regalado una sonrisa, unas flores de papel que jamás se marchitarán, una agenda para anotar citas celebres y llevar mis cuentas porque  Marie Divine no es buena para   las estadísticas.
Me falta muchísimo por contarles

Los amo con el alma, con mi cabello alborotado.

Historia en un transporte público.

Como parte de esta nueva rutina, voy cada martes y jueves puntual a la parada a esperar el transporte que me lleva a los pocos lugares que concurro en esta ciudad.

El clima caprichoso y mi actitud obstinada no hacen buena mancuerna, al yo querer salir siempre de falda como en primavera, pero el clima me recuerda que estamos en verano con lluvias interminables junto a vientos que hacen levantar mi falda.

Subí como de costumbre al primer asiento disponible de lado izquierdo, escuchando canciones tan diversas como los personajes que estaban alrededor.  Escuchaba a los lejos tantas conversaciones, algunas sin sentido y otras insinuando algún encuentro con la esperanza de encontrar el amor.

Dos asientos atrás del mío, habían dos desconocidos que resultaron no serlo tanto como creían. Venían de la misma ciudad y en una tan lejana a ellos se encontraron. }

Discretamente intenté voltear para ver como se desenvolvía todo y me encontré con lo obvio: a ella bajando tímidamente la mirada y a el contemplándola. Escuchando con deleite todo lo que tenia que decir, para ese momento mi discreción pasó a segundo plano y mi curiosidad quedó expuesta por ese par, estaba tan sonrojada que lo único que pude hacer fue sonreír y ver hacía la ventana.

En cada parada reglamentaria que el camión hacía encontraba a mas parejas o tal vez eso era lo que mis ojos querían ver. Algunas despidiéndose, en otras apreciaba la caballerosidad cediendo su suéter a ella; mientras apenada decía que no se molestara. Otros simplemente se abrazaban en silencio dando fin a su cita.

Poco a poco el transporte se vaciaba y yo fija en la ventana para no perderme por tercera vez en la semana.  El operador del transporte tenia mi edad, y empezó a platicar sobre el clima, la lluvia y todos los pormenores de la temperatura.

Creo que tengo un imán para atraerlos, eso o es sentarme en el primer asiento…

Ahí empezó a cantar canciones románticas para llamar mi atención. Sacando a la superficie su lado bohemio sin éxito alguno, dando fin al viaje pregunto si volvería a verme, solo le di como respuesta una sonrisa.

Feliz no aniversario.

Amanecí con muchos nervios y con un poco de emoción al saber que me esperan otras cosas, sin poder descifrar si son buenas o malas pero al final diferentes. No recordaba lo que había pasado el día veinticinco de hace un año hasta que mi mejor amigo me lo recordó:

Una madrugada de hace un año tuvimos un accidente que cambio todo. Tuve como compañera una férula por tres meses, un par de muletas que me enseñaron a andar y porque no darme uno que otro tropezón…si, me caí con las muletas jajaajaja. Mis mejores amigos se volvieron más cercanos. No encuentro otro adjetivo más grande, cuando encuentre una palabra bonita para definir eso se las diré. Un año, a 365 días de haber pasado ese momento un poquito amargo. Ahora le doy gracias al universo y su forma tan particular de traerme hasta acá. Sino hubiera sucedido eso; este ser divino no hubiera emergido, y no tendría la fortuna de conocerlo. El tiempo es como agua en las manos, no tienes noción hasta que te das cuenta en donde estas ahora. Estoy lejana a mi ciudad, a mi “rutina” colgando a todos en mi lado izquierdo.

Dejando historias de amor con duración de un instante, sin hacerlas menos importantes.
Vine a esta ciudad más perdida y enredada que nunca. Después de una caja de Kleenex junto a varias situaciones empiezo a desenredarme, en el momento y lugar exacto. A quererme bonito. No sólo verme al espejo un domingo de resurrección con el rímel corrido, chongo y una pijama de pena y verme guapísima.

También sentirme, que es totalmente diferente. Ahora me siento, claro con mis bajadas en domingo pero nada de que preocuparse. Me han dicho tantas veces que debería ser más desconfiada o no tan soñadora. Lo siento, no puedo cambiar mi esencia y eso me ha llevado a darme grandes desilusiones pero nada que el tiempo, una copa de vino (rosa) no curen. Tengo muchas historias por contarles, sólo debo de saber con cual empezar y Sin duda empezarían con “había una vez…”

Sigo en un viaje.

Estoy en la azotea de una ciudad tan diferente y lejana a la mía. Sintiendo un poco de frío gracias a que vengo de una ciudad con clima un tanto bipolar.

Pero aquí empieza mi historia, empiezo a encontrar otros significados a las palabras que antes solo pronunciaba.
Ser sincera en lo que siento me ayudo a entender muchas cosas, tomar valor de decir lo que siento sin tener miedo a la respuesta. (Si les contara mi domingo no me creerían).

No estamos acostumbrados a escuchar la verdad al principio entonces lo tachamos como una persona mala o dura pero es mejor saberlo desde el principio. Es como un raspón, te dolerá, te arderá pero después sale una costrita que se convierte en cicatriz y ya no duele, es más hasta se te olvida o la recuerdas con gusto.
Escuché lo que necesitaba de las personas que menos pensé.

Encontré en alguien un tanto desconocido la sensación de conocerlo toda una vida ( o bueno toda mi vida) la libertad de querer a alguien con lo que es, ir quitándome las dudas. Poder decir quédate cinco minutos más y sin saber cual sería la respuesta yo estaba feliz de poder decirlo sin importar que pasaría mañana. Creo que está ciudad me está dando otra magia, el punch que necesitaba para ser más divina.

Mojarme en la lluvia, entrar en un curso donde no tenía ni idea y salí con las ideas bien acomodadas. Me detengo y se que todo tiene un cauce. Cuando en ese momento sentía que el universo se reía de mi sólo me decía tranquila Marie tranquila, a veces no creemos el “todo estará mejor o todo pasa por algo” porque en ese momento estamos peleados con el mundo pero siempre hay una luz y cuando te apachurres piensa en eso.
Ahora digo gracias universo por quitarme a esos patanes, malas amistades de mi camino. Se imaginan si siguieran conmigo, no sería/seríamos este ser divino rosa y lleno de brillantina.

Encontré el gusto a la espera, les confieso que esto necesitaba.

Nunca estamos lejos, tan sólo separados por una pequeña porción de tierra y los siento cerca cuando veo la luna…

¿Quién dijo miedo?

Esa palabra ha estado dándome vueltas en estos días, no había podido escribirles porque entre mi cumpleaños y mi viaje con destino no tan secreto no podía.

Sigo sin creer que ya tengo 22 años, realmente las cosas que me preocupaban hace un año son tan diferentes a las de ahorita, me siento diferente.

He cambiado y hacer este viaje puso todo en otra perspectiva.

De ver mi ciudad, mi círculo, el olvidado prospecto en otro plano.

Venía en el asiento sin despegar los ojos de la ventana sin poder creer que estaba tan lejos. Con la certeza de que todo lo que me ha sucedido es por una razón mayor…tal vez ahorita no lo entendamos y pensemos que el cosmos nos hace bullying pero al final es lo correcto, hasta los errores son buenos para darnos cuenta de que por ahí no va la cosa.

En estos tiempos modernos donde hacemos detox para todo, hagamos uno personal. Depurar nuestro círculo, escuchar otro tipo de  música, probar otros sabores de helado, quitarnos poco a poco el   “y sí me hubiera animado…” Se que es más fácil escribirlo que hacerlo.

Es cuestión de sólo dejar de pensar y empezar a sentir, he tenido miedo sobre muchas cosas, sobretodo del  del que dirán. Cuando eso es lo último que te importa sientes una ligereza impresionante, me siento caminando entre nubes por dejar atrás mil cosas que me agobiaban demasiado y preferí dar paso a lo bueno.

 Si no fue por algo ahorita, pongo mi mejor cara y me mantengo en movimiento hasta para tropezar hay que tener estilo.

Es como una montaña rusa, antes de subirte te mueres de nervios, piensas como será, hasta llegas a sentir náuseas…pero cuando te subes gritas de emoción, levantas las manos y no quieres bajarte. Así pasa con la vida.

Espero no sonar como imagen motivacional de esas que navegan en Facebook, pero es la verdad más absoluta.

Nuestro arcoiris nos está esperando, sólo falta descubrir en dónde o de que manera se nos presenta.

Post de despedida.

Escribo sobre esto mientras escucho a Shakira de los noventa para estar ambientada, cuando nos armamos de valor y decimos hoy te dejo ir.Tal vez no es un adiós para siempre, sólo es en este lapso de mi vida.No necesité pronunciarlo en voz alta para darme cuenta que las circunstancias eran de lo más evidente.

También tienen una fecha de caducidad y como Cenicienta el encanto acabo a las 12.Me tarde en escribirles porque si no me atrevía a decirlo mucho menos a escribirlo, la magia nos duró poco, apenas puedo reconocerlo, mientras todo eso pasaba yo invocando los 11:11, los astros y las estrellas para que solo fuera una mala broma.

Obvio en mis mal viajes pasé de los escenarios más románticos hasta los más trágicos, puede que la razón es ilusionarnos en ese instante, pero uno no tiene control de lo que siente, lo siento, no vine con el chip del auto control y me dejo ir.

Si sumamos que desde hace mucho no te sientes así, no sabes como manejarlo o que hacer,pedía consejos a todos mis amigos, amigas hasta a un taxista. Me funcionó seguir un par de ellos pero también hice lo que en ese momento sentía, si me nacía escribir un buenos días lo hacía pero dos horas después de haberlo meditado.Estoy trabajando en no pensar taaanto las cosas y sentir más.

Se perfecto que nadie nos enseña que hacer en este tipo de cosas y vamos aprendiendo a tropezones, habrá tutoriales de 10 pasos para dejar ir, tips y demás cosas pero nadie te prepara para lo que vas a sentir al estar frente a él/ella, solo una sonrisa se necesita para desarmarte y olvidas todo lo que querías decir.

Yo no necesité eso, creo que estaba hasta demás…Me di cuenta cuando algunas canciones me quedaban perfecto, cuando las imágenes decían ‘’cuando hay interés la noche se hace día y los miércoles se vuelven sábado’’.

Lo único que puedo decirle que ya no lo veo tan lindo como ayer, le dejo un escrito este blog, una canción de despedida. Esperando no encontrarlo tan pronto por la ciudad…Para dar paso a algo tan mágico como incierto.

Compañero de viaje.

Otra tarde más escribiendo mucho y este es en especial a todas mis amigas que andan de enamoradillas, con las mejillas rojas y los ojos enormes como caricatura japonesa me encanta verlas así en este momento. Sí tenían el pendiente si apruebo o no al date les cuento que se llevan un diez. Lo pude comprobar el sábado mientras salía con mis amigas, también pensaba en  la idea de que el príncipe azul no existe o estamos esperando a alguien que nos rescate de nuestros rollos, en eso tenemos que sacar la guerrera que llevamos dentro porque ni el príncipe William nos ayudará.

Hice un post acerca de que tú eres un entero no un medio. Solo tal vez queremos encontrar a la persona que podamos ser nosotros mismos, sin máscaras, sin miedo con nuestros matices, manías y mal genio en las mañanas. Compartir silencios, encontrarte en su mirada…sin tener los mismos gustos pero ser igual de soñadores, ver esas películas raras de comedia un tanto extraña, encontrar alguna foto graciosa y querer enviársela en ese momento.

Encontrar una banda increíble, hacer un playlist para compartirla en el instante perfecto. Podría ser también un compañero de aventuras, de viajes cortos a destinos tan conocidos pero con vista distinta  para dos.

Aprender nuevas formas, modos, ceder, pedir perdón. Hablar de todo y nada a la vez, mensajes inesperados, crear detalles. Abrazos que juntan tus pedacitos, caminatas por un andador, ir por helado o unos tacos en la madrugada.

Esos momentos  en donde las sonrisas tímidas dan paso a un beso. Sé que pongo el lado rosa, el bonito, el que todos añoramos, sí leerlo es bonito, no se compara con sentirlo.

Aún no encuentro las palabras para describirlo, tal vez se están reservando para el momento exacto. No podemos menospreciar las cosas no tan lindas que también vienen dentro del paquete, que sería la vida sin un poquito de drama.

Dejando el drama eso nos hace crecer y entender demás palabras que apenas sabíamos las definiciones.

Afortunados son los que encuentran de la manera más simple. Donde, tal vez…sólo tal vez se dieron cuenta al cruce de sus miradas, al tercer date, a la segunda canción que tocaba la banda en aquel bar o en una ladie’s night fue el valiente al pedir tu número.

¡Vivan las mujeres locas!

Estoy escribiendo en una soleada tarde a las 2:33 p.m. sobre un tema o mejor dicho una palabra que me ha acompañado a lo largo de mi vida o al menos  desde que recuerdo y es la palabra ‘’loca’’, estos días en particular se me aparecía en todos lados. ¡Hasta el chico que me gustaba me dijo de esa manera! (si, así como lo leen GUSTABA). Me di a la tarea de buscar bien el significado e imágenes sobre eso. Marie Divine nada se toma a la ligera y tengo que darles información confiable, entonces empecemos con las definiciones:

  1. Insensato, imprudente. También s.:
    eres un loco si piensas que así vas a conseguirlo.
  2. Que excede en mucho a lo ordinario o presumible:
    precios, celos locos.
  3. Que siente un gran deseo, interés o entusiasmo:
    estoy loca por irme de vacaciones.

Primero me sentí mal que tuvieran ese concepto de mí, más bien que EL tuviera esa impresión. ¡Les digo que el poder de la palabra es impresionante sobre nosotros! después de mucho pensar e investigar descubrí que no es para nada es malo…bueno si es malo cuando es un resultado clínico pero todavía no estamos en esas ligas.

Si soy loca porque excedo en lo ordinario, por mi entusiasmo, mi interés desmedido en algo ¡ME DECLARO UNA COMPLETA LOCA!

Por querer sin medida, ir por la vida despeinada, arriesgarme a pintarme de un color radical de cabello, por ser aventurera (esa es una amiga en especial, yo aún no me animo), por ser intensa, por intentar, por bailar cumbia descalza, por encontrar algo extraordinario en algo tan cotidiano, por no perder la capacidad de asombro, reírme de mi misma,  ver la vida desde otra perspectiva, por querer conocer más allá del horizonte. Porque así son todas las mujeres alrededor mío.

Ahora me doy cuenta de que a veces va acompañado de la libertad, o al menos en mi caso así es. Todavía no encuentro quien me siga el paso.

Pero una mujer loca quiere con el alma, sin miedos, sin tapujos ni presiones. Porque llevamos a la par la intensidad por el amor, el ser amado y la vida que es bien bonita.

No tengo problema en que me digan de esa manera porque busqué el significado y lo veo del lado más rosa que puedan encontrar. En este camino de mis 21 casi 22 me he encontrado a mucha gente que quiere lastimar con palabras, pero nosotros tenemos la capacidad de darle poder a esas palabras para causar ese efecto.

Yo por ejemplo antes me sentía un patito feo, porque me creí lo que me decían. Ahorita tengo mis días de ogro y monstro, pero nada me quita sentirme bonita en todos los aspectos, hasta en un domingo recién levantada con el cabello de miedo.

Me despido #TropaDivina sin antes recordarles ¡VIVAN LAS MUJERES LOCAS!

Primavera y M-E-S de cumpleaños divine.

Hoy es un día increíble ya que inicia abril  ¡el mes donde esta Divine cumple años! Se siente el calorcito de vacaciones, el ánimo más ligero y los trajes de baños preparados para que sean modelados en todas las redes sociales con fondo alguna playa paradisíaca o una rica alberca.

Como buena divina playera, estoy preparando mis playlist para esta temporada (si quieren que se los comparta háganmelo saber) y haciendo muchas congas, cócteles de fruta tropical junto con pepino y chilito piquín.

En estos días como de costumbre, me he embarcado en una montaña rusa de emociones el tema de de las citas con alguien, como les repito, no es de mi mejores áreas.

Dándome cuenta que las personas o en este caso ex’s te dejan más marcada (o) cuando no están, cuando regresa su fantasma dejándonos un rastro de ellos. Son de esas netas que te llegan volando un miércoles, caminando por el pavimento…

Aún no sé cómo fluir en esas cosas o si lo decimos de otra forma ir a paso lento, porque nunca he tenido una y  cuando viene algo parecido salgo a corriendo a la salida de emergencia más cercana por no saber cómo reaccionar o que hacer.

Esta vez lejos de salir corriendo, me detuve, conté hasta diez y descubrí que el panorama no es tan malo si vamos caminando.También ando con el ánimo increíble porque me encuentro con frases certeras en canciones o en pintadas en las paredes de la ciudad.

Les comparto una:

‘’No es la necesidad, sino la casualidad, la que está llena de encantos. Sí el amor debe ser inolvidable, las casualidades deben volar hacia él desde el primer momento. ’’ -Milan Kundera.

Encontré mi filosofía resumida en un par de oraciones. Soy fiel a la idea de que las casualidades y encuentros inesperados sacan lo mejor de nosotros, aunque puede haber algunas no tan buenas pero a la larga entendemos que no era lo que queríamos pero sí lo que necesitamos.

Descubrí que debo de relajarme más… así como leen esta mujer de 1.65 cm es la persona más desesperada de todo el universo (y exagerada también)permitir que las cosas se acomoden de manera propia, si no salen como esperabas pues darle vuelta a la hoja, pintarnos los labios de un color bonito para seguir adelante.

Las cosas son tan diferentes de hace un año para acá, puedo decir que todo ha salido para bien, me ha hecho más segura con sus altos y bajos pero siempre sonriendo, siempre reinventándome.

Conocer lugares nuevos, hundir mis pies en la arena, querer con el alma, carcajearme por horas y final sin saber de qué, bailar en todos los lugares, viajes largos por la carretera, canciones que sientes que se inspiraron en ti, cumbias de amor, llamar a alguien que quieres mucho pero que está lejos, querer decir algo sincero y bonito a una persona, abrazos largos, soltarte y demostrar quien eres sin miedo.

¡ASÍ LOS ESPERO QUERIDOS 22 AÑOS!

 

Sin título porque está bien bonito.

Me encantan los lunes creo que son el pretexto perfecto para comenzar de cero, me llegó de golpe lo que quería escribirles desde hace mucho tiempo pero no sabía por donde empezar.El fin de semana estuvo cargado de risas, baile, compañía, encontrar la complicidad de tu mejor amiga en una sola mirada,  bailar como si nadie te estuviera viendo (todos nos estaban viendo).

Haciendo memoria descubrí que no soy la misma de hace uno o dos años. El que dijo que el tiempo apremia y cura tenía razón… también era muy paciente. Encontré que en el tiempo a veces si es tu aliado, también que estamos en constante cambio. Por ejemplo, cuando conoces a una persona de hace mucho, se alejan un tiempo, vuelven a encontrarse las circunstancias las hacen ver más maduros, más felices.

A mí me sucedió con mi eterna amiga de secundaria. Creo que era necesario alejarnos para madurar, para sentir cosas diferentes, volver a juntarnos en el tiempo preciso porque de no haber pasado creo que esa amistad se hubiera roto por completo. También entendí que las matemáticas del amor son más complicadas que la física cuántica.

Nadie te enseña como querer o si hay un instructivo el mío vino en coreano porque en esa materia no doy una en la práctica y en lo teórico ahí vamos. Obvio todos te aconsejan de la mejor manera para salir victorioso (a) de las situaciones. Claro que el 99.9% depende de ti y si no quieres seguir los consejos también es válido, un día aparecerá alguien que no le importará los protocolos, las reglas y formas para hacerte sentir en una película, con todo lo bueno, lo malo, lo intenso, lo real. A mí todavía no me llega, pero me llegó un grupo de mejores amigas que ahí también hay amor, de ese bonito que no se compra pero como causa celos.

OJO: NO ACUDAN A LOS AMARRES MÍSTICOS. En Marie Divine estamos en pro del amor bonito y aunque sea media mística no pueden hacer que alguien los quiera a la fuerza. Nos cortan las alas y nos roban lo más preciado que tenemos que es la libertad de querer a quien sea.

Aún hay amor en la soledad y he encontrado el gusto, nunca es tan malo como parece cuando sabes todo lo que hay dentro. Si se aferran a algo por miedo a que no pasará otra vez, se perderán de mil cosas.

Es cierto; nada sucede de igual manera dos veces, pero la verdadera magia está en las cosas inesperadas. Lo desconocido saca nuestra verdadera esencia divina que muere por salir. Como las mariposas transmutan porque está en su naturaleza hacerlo, se convierten en algo bello, delicado que moría por emerger…al final abrió sus alas y voló. Creo que así debemos de ser nosotros. Mostrarle al mundo lo que traemos, lo que somos sin miedo…Podríamos sorprendernos.