F.

Querido lector:

No hay argumento válido para justificar mi ausencia, me he excusado varias veces en el pasado pero siendo sincera hoy no lo haré. En estos días el vaivén de emociones que danza por mi cuerpo ha sido algo que me ha costado varios días clasificar, estaba tomando forma y en mi cabeza sólo pasaron dos cosas: la primera darle un nombre, moldearlo, hacernos uno, sentirlo, dejar que me tomara y la segunda un poco más compleja era deshacerme de él pero ¿cómo deshacer algo que no sabes su nombre?

Estoy descifrando(me), estoy revelando esta parte que para mí es la bella, es el lado descarnado, visceral, el actuar con el instinto más básico, teniendo como brújula a la ira, la pasión, el miedo, la soledad, con el rostro empapado de lágrimas y las rodillas raspadas.

El placer de estar en el abismo, en la garganta del lobo no es un placer con el que se nazca, se adquiere andando en jaurías de perros románticos, con lenguas igual de sueltas e intensidades magnificadas.

Cambio de ciudad y me manejo en el anonimato, creo que el protagonismo directo y yo tenemos una relación complicada…pero tengo que controlar de alguna manera mi lengua que tiene el encanto de ser tan suelta como a ella se le plazca.

No quiero que estas palabras suenen duras, aunque nade en un mar de emociones conocido pero jamás pronunciado por aquí quiero que conserven la suavidad que les caracteriza.

Hoy no me visto de seda y tengo los labios color pastel, hoy visto de terciopelo negro y los labios sin color, el rímel corrido haciendo juego con el color de mi cabello.

Volviendo a la cuestión del anonimato, me gusta sorprender, tener el comodín al final de la jugada, el misterio me lleva a lugares que no conozco pero quiero descubrir de mí, el camino es sinuoso pero al final la sorpresa es tan grata que lo vale.

Gracias a una mujer libertina e impredecible pude impregnar estas letras en papel, en mi cuerpo, conducirlas hasta mis manos y lentamente formar estas palabras que dejo como prueba.

Encontrar lo que quieres decir en las palabras, en el cuerpo, en los ojos de una persona es un deleite que me llevado más de una vez, que sigo percibiendo.

Esta parte le tengo un cariño especial, es contradictorio porque no siempre es bueno, no es rosa es rojo, divino en todas sus letras y vanidoso en todo su significado.

La madrugada ha calmado a mis dos lados, la luna me seduce, arrojo estas palabras al cielo mientras convergemos  debajo de las estrellas, mientras Orión me observa en esta noche donde la mayoría de los seres duerme, pero yo…yo hoy soy una diosa licántropa.

Sugerencia: escuchar esta canción mientras lee

Depeche Mode – Barrel Of A Gun

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s