Génesis

Medio día y ya quiero una copa de cualquier sustancia que sea más fuerte que el café, whisky o lo que sea, en esta petición podría entrar el alquitrán o arsénico si eso mataría todo el sentir que llevo dentro o me daría la calma que desde hace tres noches ansío. Mi pesar se debe a que no soy una buena compañera, de esas que están por un tiempo indeterminado, que danzan con la melancolía como bellas ninfas, de esas que no entregan nada en el sexo, las que no se desbordan en los domingos, no, yo no soy de esas y no quiero que me malinterpreten, a ellas no las juzgo, las amo en total plenitud, tanto que en días como hoy, deseo ser como ellas; yo por el contrario soy un sátiro, con un desaforado apetito sexual, me derrumbo, me ahogo en vino, le canto a la luna y escondo mis pesares en un recinto tan perverso que ni el mismo rey de los cielos puede acercarse.

Lo sé, mi naturaleza ha sido descrita por mí innumerables veces pero cada tanto descubro algo nuevo de mí, de mi esencia y esta vez fue que no soy una buena acompañante.

Solo soy una cortesana que deleita con una buena conversación, elocuente hasta con tres copas de vino y lee la fortuna de los seres atormentados, después de esa exquisita presentación, pasamos al vaivén de cuerpos, perdemos la poca cordura, soltamos los lazos invisibles, nos amordazamos con otros, nos estrujamos la piel, nos encomendamos a cualquier dios en este desborde de placer, de agua, de fluidos, donde nuestras almas convergen para ser solo una, porque sí, hasta en el sexo más eventual dejo mi alma,dejo un poco de mi historia, de mis ancestros que se pierden al culminar el acto. Finaliza ese vals, fumo un par de cigarrillos, tal vez más, todo depende de mis ansias.

El amante en turno, se va, se despide de manera cortés y se pierde entre la lluvia de esta ciudad, yo sé que no lo volveré a ver, que nuestros rostros jamás volverán a cruzarse a menos que uno de los dos busque al otro.

Criatura mía ¿te has dado cuenta de mi naturaleza? esta faena me deja con el cuerpo sagrado, con la voluntad hecha trizas y con la intención de amar diferente pero no puedo. Yo solo conozco de libertades compartidas, de encuentros efímeros, de sexo fortuito y de la fortuna que señalan las estrellas.

¿Habrá una víctima y un victimario al final? ¿Un corazón roto, un alma que pena por no saber ser compañía? Eso aún no lo sé, pero un vaso de aguardiente me espera al final de esta confusión.

pexels-photo-568021

Anuncios

Desbordar

Amor mío, he aplazado ésta entrega porque me la paso eligiendo las palabras correctas para describir mi condición, mis manías y mis obsesiones. Una de ellas es desbordarme los domingos, romperme debajo de tus sábanas y llorar mientras el agua de lluvia recorre mi cuerpo.  

La primera vez que eso sucedió, tus ojos no daban crédito a que mi cuerpo pudiera emanar tanto líquido. De mis ojos, incontables lágrimas cuando la melancolía me abraza, cuando la brisa de la noche descubre que mis recovecos están repletos de miedos y la incertidumbre me apuñala el pecho.

No pretendo que calmes mis miedos o me arranques la melancolía que es tan mía como estas letras, solo quiero que conozcas más de mi espíritu a través de mis palabras, que su único propósito es que comprendas a este espíritu atormentado.

También me desbordo cuando estoy junto a ti amor, cuando danzamos bajo las sábanas, en ese lugar, tan bien conocido para nosotros, es donde la palabra calla y el gemido habla.

Todas estas escenas son todo un suceso. Nunca habías visto como alguien se derrumbe frente a ti, se pierda en sus pensamientos, se lacere las manos y todo esto suceda cada cierto tiempo. Cada cierto domingo.

Sé que a veces me miras con recelo porque yo puedo ir y venir entre mis mareas, mientras tú reprimes todos tus sentires. Amo y odio tu calma, a veces deseo que te derrumbes un poco, pero luego la prudencia aparece y me hace arrepentirme de ese deseo, porque la calma que me inspiras me hace estar un poco más cuerda.

Amor mío, amo que no te derrumbas como yo, que no eres como yo, que no tienes esa sed insaciable de placer y libertad. Me cautiva tu paciencia, tu ternura hasta hace poco desconocida para mí, tus manos fuertes que me sostienen.

Amor, a veces me desbordo pero solo los domingos…

nature-reserve-africa-lake-silent-39570

Al filo del abismo

Bitácora de una Divina

Mentiría al decir que no siento cierto placer al estar aquí con los pies descalzos, cubiertos de lodo al filo del abismo. Podría inclinar mi cuerpo hacia adelante y caer en la nada, sumergirme en el profundo océano de la incertidumbre, anclarme en la primer duda que aparezca y hundirme.

En otro escenario dejaría que la adversidad me golpeara la espalda hasta que mi piel se acostumbre al dolor, disfrutar la herida causada por el infortunio, la soledad y la decepción.

A primera vista, esto luce sin esperanza y decadente pero ¿acaso no es hermoso este escenario? ahora me encuentro llena de cicatrices, con el rostro húmedo, debajo de mis ojos hay un prado oscuro, mis labios llevan un rojo desteñido y el aroma que me envuelve es de los incontables cigarrillos que fumo durante el día.

Prefiero el caos, la decadencia, el horror, la penumbra porque la emoción es…

Ver la entrada original 101 palabras más