Estrellas

He navegado por varias tierras, he conocido muchos marineros, me he enamorado de infinidad de sirenas, copulado con dos quimeras y me hecho el amor a mí misma incontables veces. Que el mismo Dios se sonroja al ver mi rostro húmedo, mordiéndome los labios y con la respiración cortada profano en cada uno de los escenarios, con cada uno de esos amantes.

Y cada una de esas criaturas me llevó al paraíso o al infierno, depende la intensidad de las caricias o del movimiento pélvico. Gracias a esas artimañas (ajenas y mías) llegué al clímax innumerables veces.

¡Benditas mis manos por darme tan preciado regalo! Y no solo a mí, sino a mis ninfas, a mis tripulantes. Porque cuando una mujer tiene un orgasmo una estrella aparece en el firmamento.

Cada que veo el cielo estrellado,  a mi vientre lo abraza un viento cálido, mis mejillas se enrojecen como si yo fuera la que está en la cama de enfrente viviendo en carne propia el ascenso al Edén.

Bienaventuradas las doncellas que dejan rastro de sus placeres en la seda de sus cobijas, en las ajenas y no sienten ningún remordimiento por ello ¡que esas sábanas sean su estandarte de libertad!

Bienaventurados los caballeros que se dan placer, solos o acompañados por quien deseen. Por un galante caballero o por una doncella ¡Que el néctar que emana su sexo sea el estandarte de su libertad!

Bienaventurados los seres que encuentran los placeres solos, con su propio tacto, con sus propias manos o con cualquier juguete, esos seres que podemos ser tú y yo, ellos que son tan similares a mí.

Bienaventurados los seres que encuentran  el placer en fetiches incomprendidos por los ojos curiosos que desean arder en esas llamas pero su fuego se apaga por una brisa sutil y maldita llamada sociedad.

Bienaventurados los amantes que sucumben a sus placeres más básicos, primitivos, salvajes y carnales, donde el sexo es por placer y porque así lo quiso Dios.

Bienaventurado Dios que es un voyeurista desde el cielo y observa con mirada curiosa a todos esos seres que suben al Edén tan solo por un instante y su hermano Lucifer espera paciente como las almas libertinas bajan a su infierno a unirse a la fiesta de cuerpos incandescentes.

IMG_20180205_122008.jpg

Anuncios

1 comentario en “Estrellas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s